Día de la Escritoras 2021 (18 de octubre)

      Por sexta edición, la Biblioteca Nacional de España, en colaboración con la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) y con la Asociación Clásicas y Modernas, organiza en el lunes más cercano a la festividad de Teresa de Jesús (1515-1582) el Día de las Escritoras. En 2021 y con el lema “Leer las edades de la vida”, esta celebración tendrá lugar el 18 de octubre, fecha en la que se desarrollarán diversas actividades en bibliotecas y otras instituciones o centros culturales, todas ellas encaminadas a destacar la labor de escritoras de todos los tiempos.

      La Biblioteca Nacional de España lleva a cabo cada año la lectura de una selección de textos de diversas autoras. Si por distancia o por aforo completo no es posible la asistencia en las propias instalaciones, la buena noticia es que puede seguirse por retransmisión a través del canal de Youtube de la BNE. Toda la información sobre este evento puede consultarse en https://diadelasescritoras.bne.es/actividades-bne/. Precisamente entre las autoras seleccionadas para lectura de su obra está Carmen Laforet (1921-2004), a quien nuestra Biblioteca universitaria dedica este año su celebración del Día de las escritoras.

Carmen Laforet © Herederos Carmen Laforet (Fuente: https://www.culturaydeporte.gob.es/cultura/areas/libro/mc/centenario-nacimiento-carmen-laforet/presentacion.html)

 

 

 

Carmen Laforet se convirtió con poco más de veinte años en la autora de una de las novelas españolas más importantes del siglo XX, Nada (1944), que fue además su primera novela y por la que recibió en 1945 el premio Nadal. Pero también fue autora de otras cuatro novelas más (La isla y Los demonios, La mujer nueva, La insolación y Al volver la esquina), siete novelas cortas (El piano, La llamada, El viaje divertido, La niña, Los emplazados, El último verano Un noviazgo), veinticinco cuentos, el libro de viajes Paralelo 35 y cientos de artículos publicados en distintos diarios y revistas a los que merece la pena asomarse.

 

 

 

 

      Con motivo del centenario de su nacimiento, nos unimos así en las bibliotecas UVa mediante puntos de lecturas de interés, lecturas de textos y otras actividades o exposiciones virtuales al homenaje que realiza el Ministerio de Cultura y Deporte, a través de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura y cuyas actividades se pueden encontrar en este enlace: Carmen Laforet: la verdad en libertad.  En nuestro catálogo Almena se pueden localizar en una búsqueda global todas las obras de o sobre Carmen Laforet que se encuentran no solo entre nuestros fondos, sino también en artículos, capítulos de libro, tesis o revisiones. Aprovechamos para recordar que tras la implementación del nuevo sistema de gestión de la biblioteca, los materiales de fondos UVa cuyas condiciones de préstamo lo permitan son susceptibles de ser solicitados por el propio usuario a través de Almena para recogerlos en el punto de su preferencia. Es decir, ya no es necesario que el usuario se desplace a otra biblioteca, sino que mediante el préstamo intercentros, es el libro el que llega hasta él. Toda la información sobre este procedimiento está en el enlace a través de la imagen.

Esperamos que todas estas actividades y servicios os acerquen, entre otras, a las obras de Carmen Laforet y os permitan disfrutar de ellas de una manera más cómoda.

Feliz Día de las Escritoras.

En primera persona

Victoria Herrezuelo lleva ya cinco años largos trabajando de forma discontinua en la Biblioteca Universitaria de la UVa, en distintos centros. 

Victoria, Vicky, es una persona joven, vital, alegre, optimista, muy trabajadora… pero tiene algunas dificultades para moverse como la mayoría. 

Con gran amabilidad ha aceptado a responder a nuestras preguntas para compartir con todo el mundo su historia, a través de este blog del Grupo de Responsabilidad Social de la Biblioteca Universitaria.

 

Victoria Herrezuelo

 

  • Cuéntanos cuál es tu discapacidad 

Tengo parálisis cerebral por paraparesia, es decir que me afecta a la movilidad de las cuatro extremidades de distinta forma en cada una de ellas. 

Mi discapacidad me acompaña desde el nacimiento, porque el anestesista tardó algo más de la cuenta en sacarme, provocándome la falta de oxígeno por unos minutos, que añadido a venir con cordón umbilical envuelto al cuello, afectó a la zona de cerebro que regula el equilibrio y la movilidad. 

  • ¿Cómo percibías tu día a día en la niñez y la adolescencia? 

Hoy, viéndolo con perspectiva, puedo decir que tuve una niñez feliz, aunque en ese momento, algunas veces sólo veía lo que no podía hacer en relación al resto de niños. A pesar de ello, tenía una completa integración en el colegio gracias a mi cuidadora, profesores y amigos de clase.  

También ayudó la gran familia que tengo, uno de mis grandes pilares;  me trataban como una más, luchando por mí en esta etapa, ayudándome a saltar cualquier obstáculo y a divertirme con todo lo que hacía. 

La adolescencia fue algo más complicada: el paso al instituto, profesores más indiferentes a mis necesidades, compañeros que van a lo suyo… Y por mí misma, que si antes apenas me fijaba en mis limitaciones, ahora no hacía otra cosa. Pero bueno, con suerte, el tiempo y la madurez lo pone todo en su sitio.  

Sin embargo, algo que viví en ambas etapas y que tristemente sigo viviendo, y me genera mucha rabia e impotencia, es la de ir andando por la calle y que la gente se me quede mirando o se gire para ello, y formule la palabra que más odio: “Pobrecilla”. ¡Qué atrevida es la ignorancia!

  •  ¿Cómo fue tu paso por la universidad?

Fue más sencillo de lo que imaginé en sus comienzos, pero empecemos por el principio: afortunadamente, las personas con discapacidad tenemos matrícula gratuita y eso me permitió ir a la universidad. 

Yo estudié Biblioteconomía y Documentación en la Universidad de Salamanca, lo que supuso un gran cambio en mi vida; no por estudiar, eso nunca me asustó, sino porque yo soy palentina y tuve que trasladarme a vivir allí.  

Puede que para un joven de 20 años esto no sea un problema, pero para una joven de 20 años con discapacidad, que para tener una vida independiente necesita la ayuda constante de sus padres y hermanos, es todo un mundo. A pesar de todo, fue un reto que superé, y con éxito, gracias a que en Salamanca se encontraba el C.R.M.F. (Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad), que aunque en un centro estatal para ayudar a las personas con diversidad funcional en su inserción en el ámbito laboral, impartiendo cursos propios, en su día tenían un pequeño cupo de plazas destinadas a personas que salían a estudiar a la universidad u otros centros. 

En el C.R.M.F. encontré el apoyo que necesitaba para mi desarrollo personal (comer,  vestirme, asearme…), pero muy rápido esa ayuda se limitó únicamente al apoyo en el momento del comedor, puesto que en las demás actividades diarias espabilé como la pólvora, y logré no tener que pedir ayuda, salvo en ocasiones puntuales. Un aprendizaje vital, que llegó para quedarse e impulsar mi independencia. 

En relación a los estudios universitarios, mi clase era muy pequeña, como mucho 30 personas, quitando repetidores en alguna asignatura, y formábamos una pequeña familia. Además, desde el principio, y más tarde con mi grupo, conté con ayuda para seguir las clases con normalidad, ya que gracias a la ayuda técnica que me facilitaba el Servicio de Asuntos Sociales de la USAL (un cuaderno formado con hojas de calco), mi compañera podía coger sus propios apuntes y yo quedarme con la copia; cierto es que yo también cogía mis propios apuntes, pero con un importante límite de velocidad de escritura, lo que me impedía seguir la clase.

 

A pesar de encontrarme ya en la etapa adulta de mi vida y, se supone, que rodeada de personas también adultas e inteligentes, tuve que seguir saltando obstáculos con algunos de mis profesores. Trabas que tenía que resolver yo misma, puesto que el Servicio de Asuntos Sociales prefería no intervenir, lo cual no es muy entendible, pero es lo que había. 

Parece ser que en mi facultad no había existido ninguna otra estudiante que necesitara hacer los exámenes orales o con ordenador, o con más tiempo, y esta situación era vista por los docentes como un problemón o un incordio. ¡Qué pena! En cambio, otros profesores lo veían con normalidad y eran ellos los que conversaban conmigo para hacerlo lo más sencillo posible y siempre con la misma prueba que al resto de mis compañeros. Porque hay que dejar claro que las personas con discapacidad, o al menos yo, no queremos que se nos exija menos que al resto, ni que nos regalen las cosas, más bien todo lo contrario. De hecho nuestro esfuerzo suele superar al de los demás; al menos yo jamás me he quejado de tener que hacerlo; es algo que va intrínseco con mi forma de ser, pero sí que me quejaba cada vez que tenía, o que actualmente tengo, que enfrentarme a un examen, repetir de nuevo el discurso y tener que demostrar mi valía para volver a conseguirlo. Todo ello me causa mucha frustración y a veces me genera tirar la toalla para no volver a pasar por dicha situación, lo cual es un error por mi parte. 

  •  ¿Te resultó fácil acceder al mundo laboral? ¿Cuál fue tu primer empleo?

Antes de incorporarme al mundo laboral yo ya tenía en mente que mi objetivo era el empleo público, no sólo por las salidas que tiene mi carrera, que son la mayoría, sino porque la sociedad todavía no ve las posibilidades de las personas con discapacidad en el trabajo, sobre todo las que tenemos discapacidad física y con formación. De hecho, en las pocas opciones donde he podido acceder, a través de asociaciones que trabajan en la búsqueda de empleo o Centros Especiales de Empleo, me han dado la razón, al decirme que, con mi preparación, no había empleos en la zona que buscaba. 

A pesar de esta realidad, yo he tenido mucha suerte: nada más salir de la universidad me cogieron como becaria en las Bibliotecas Municipales de mi ciudad.  

Ya sabemos que ser becario no es lo ideal, pero a mí me permitió aprender y coger soltura; pero cierto día ya dices: hasta aquí. En total estuve tres años de becaria, pero estábamos en plena crisis económica. 

Lo dejé con el objetivo de prepararme oposiciones, que tampoco salían, pero de momento iba presentándome a bolsas de empleo (e hice unas pequeñas prácticas en la Biblioteca del Campus de Palencia “La Yutera”). De esta forma conseguí en 2016 entrar en la Universidad de Valladolid. 

Justo dos meses antes de esto encontré mi primer empleo como tal, sin contar mi tiempo como becaria: fue en la Biblioteca de la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Castilla y León, pero el contrato era de tres meses, así que, en cuanto me llamaron de la UVa y me comentaron las condiciones, lo dejé. 

  •  Al incorporarte a la UVa ¿te sentiste bien recibida?

Me sentí muy bien, me acogieron como una más y sin ningún tipo de prejuicio, lo cual es vital, ya que neutraliza los miedos y te sientes con ilusión de trabajar y de participar en otras cuestiones de la biblioteca. Tengo un buen recuerdo de la Biblioteca del Campus Miguel Delibes.

  • Además del servicio de bibliotecas, ¿contactaste con algún otro servicio universitario? 

Más bien, cuando fui a firmar el contrato, me recibió Rafael, trabajador social del Secretariado de Asuntos Sociales de la Universidad, y puso a mi disposición toda la ayuda del Servicio, solicitando por ejemplo a la Universidad que me adquiriera una carcasa agujereada para el teclado del ordenador, con el fin de no tener que llevar la mía de casa.

Teclado adaptado personal

 Teclado adaptado

 

  • ¿Has tenido que rechazar algún empleo por dificultades relacionadas con la movilidad? 

Por suerte, no. 

  •  ¿Cómo ves los edificios que has conocido de la Universidad? ¿Aprueban en accesibilidad? ¿Suspenden? 

Si soy sincera, la mayoría de los edificios de la UVa en los que he estado son accesibles en el sentido de que tienen acceso sin escalones para una persona con discapacidad física, pero existen otras infraestructuras, como las puertas de entrada, que son de tirar y bastante pesadas, y que impiden un acceso  independiente de estas personas, que no les queda otra que pedir ayudar. Además, la falta de pasamanos en ciertas zonas supone un riesgo para la seguridad y estabilidad de estas personas. 

En la Biblioteca de Derecho el ascensor no es de libre acceso, con lo que hay que depender siempre del personal bibliotecario para que te facilite el acceso y el movimiento entre las diferentes plantas.

En resumen, queda mucho por hacer para conseguir la accesibilidad plena a los edificios de la UVa.

  • ¿Dónde trabajas actualmente? 

Ahora trabajo en los Servicios Centrales de la Biblioteca Universitaria, que se encuentran ubicados en la Biblioteca General Universitaria “Reina Sofía”. 

  • En el edificio actual ¿cuál es la mayor dificultad para ti? 

Actualmente, el acceso, pero en breve no va a ser ningún problema porque por fin están haciendo la obra para su adaptación. Además, hace un tiempo se puso un pasamanos en las escaleras para el día que fallara el ascensor, y esto facilita mucho las cosas.

 

 

Tras dicha obra, el principal problema será acceder a la sala “Espacio Abierto”, pero con ayuda de mis compañeros, en el caso de que tenga que subir las escaleras, problema solventado. 

  • ¿Utilizas alguna herramienta especial en tu trabajo, o alguna adaptación especial? 

Como he comentado antes, utilizo un teclado con una carcasa de metacrilato agujereada con los espacios de cada tecla del teclado, ya que si no, no podría escribir con las dos manos, y tendría que ir dedo a dedo. 

  • ¿Dónde se suele comprar? 

Se adquiere por Internet buscando por «ayudas técnicas a la discapacidad». Yo no lo he conseguido ver en ninguna ortopedia u otra tienda física como tal.

  • ¿Sabes si hay otras personas en la UVa con las mismas características que tú?

Supongo que alguna puede haber, pero si las hay, no tengo el placer de conocerlas.

  • ¿Qué le dirías a los alumnos que están en niveles preuniversitarios y que pueden tener también dificultades de movilidad o de otro tipo? 

Que sigan luchando para conseguir su sueño y una vida mejor, independiente y plena, porque estudiar facilita el camino y merece la pena, aunque sean muchos los miedos a afrontar, siempre se encuentra la solución. 

Espero que algún día mi lucha, junto a la de muchas personas con discapacidad, allane el camino para los que vengan y su marcha sea más llevadera. 

  • ¿Puedes recomendarnos algún libro donde se refleje la vida de una persona con discapacidad? 

Yo no soy mucho de leer historias de personas con discapacidad, porque considero que para leer injusticias y luchas constantes, ya tengo bastante con la mía, pero seguro que estoy equivocada y algo provechoso sacaría, pero aún no me ha llegado ese momento. 

A pesar de ello, me gustan mucho los cuentos ilustrados y tengo uno concreto de esta temática, con el cual me identifico, porque aunque sea fantasía tiene la esencia de la vida a la cual se enfrenta una persona con parálisis cerebral: “El reino de los mil escalones”, escrito por Manuel Ferrero e ilustrado por Laura Bécares.  

Por cierto, lo tenemos en la BUVa: https://almena.uva.es/permalink/34BUC_UVA/eseo99/alma991007474029705774

  • Dentro de los posibles trabajos que pueden desempeñarse en una biblioteca ¿qué te gusta más hacer? ¿Y menos? 

Me gusta bastante catalogar los recursos que ofrecen las bibliotecas, pero sobre todo me gusta innovar y diseñar pequeñas píldoras informativas, que aparecen en nuestras redes sociales, biblioguías, etc. 

Y no me gusta hacer pesados informes, que son necesarios para dejar constancia de nuestra actividad. 

  •  ¿Cuáles son tus aficiones? 

Soy aficionada a la lectura, al cine, sobre todo el de contenido social, al turismo cultural (me apasiona la historia del arte), a la natación y a probar los deportes adaptados extremos.

Ya que estamos, y aprovechando que me gusta el cine, os recomiendo un corto y una película que seguro que conocéis: 

 

Y para completar esta información, Vicky nos ha dejado unos cuantos enlaces de interés:

Asociaciones de discapacidad física: 

 Servicio de Información de Discapacidad (SiD) de la Universidad de Salamanca: 

 

Vicky no es una compañera más, bueno sí, pero también es una persona que nos está ayudando a saber más sobre las distintas realidades que pueden darse en la vida. 

Como habéis podido ver en esta entrevista, nos está ayudando a visibilizar mejor los problemas que ocasiona la discapacidad motora. 

Estamos aprendiendo tanto con ella, que solo podemos estarle muy agradecidos/as. 

Gracias Vicky por compartir con todos tu experiencia, que con toda seguridad servirá de inspiración a otras personas. 

 

Posdata: Y enhorabuena por haber aprobado la última oposición en nuestra universidad y pasar en breve a formar parte de forma oficial de la Biblioteca Universitaria. 

Semana Europea del Deporte 2021

#BEActive con la UVa es el lema de este año para incentivar la actividad deportiva.

Deporte universitario

La Semana Europea del Deporte se desarrollará del 23 al 30 de septiembre de 2021.

El objetivo principal de la Semana Europea del Deporte es concienciar sobre la importancia de un estilo de vida activo y saludable para todos/as.

En la UVa, es sobre todo en los grados de las facultades de educación de los distintos campus donde se estudia la educación física y el deporte, aunque hay otros centros donde también se aplica el tema del deporte.

En las bibliotecas de la UVa hemos hecho una pequeña selección de trabajos fin de máster y tesis doctorales que tratan la actividad física. Puedes encontrarlos en acceso abierto en UVaDoc, el repositorio de nuestra universidad. Pinchando en el siguiente cartel, se abrirá el pdf donde puedes enlazar directamente con cada uno de los títulos de los trabajos.

Deporte universitario

También puedes encontrar una variada bibliografía en nuestras bibliotecas. Consulta en el catálogo Almena. A través del catálogo ofrecemos diversas colecciones específicas de libros, y una de ellas es Movilidad y Bicicleta. Aquí te ofrecemos muchos títulos relacionados con el ciclismo.

Y para finalizar, en la Biblioteca Reina Sofía se ha dedicado el último punto de interés virtual al deporte:

Deporte

Y en la Biblioteca de La Yutera también han realizado su selección bibliográfica en Pinterest:

Y recuerda que la Universidad ha organizado múltiples actos en sus cuatro campus, a través del Servicio de Deportes: tenis, fotografía, ajedrez, bicicleta, fútbol, etc.

Consulta la web oficial donde vienen todas las actividades por campus y los formularios de inscripción:

https://deportes.uva.es/export/sites/deportes/5.Eventos/

 

Curso de voluntariado en la UVa

La Delegación del Rector para la Responsabilidad Social Universitaria organiza un Curso básico de voluntariado en la UVa (online) para los días 4, 5, 6 y 7 de octubre de 2021 (horario de 17:00 a 19:30 h) con la finalidad de formar en materia de voluntariado social universitario y dar a conocer la oferta de actividades solidarias con reconocimiento académico para estudiantes de Grado de la UVa en el presente curso 2021/2022.

Este curso pretende promover el compromiso social desde el conjunto de la comunidad universitaria con el resto de la sociedad, en especial con aquellos grupos vulnerables.

Participarán en el curso profesionales de distintas administraciones y asociaciones.

Para matricularte pincha aquí

Tienes de plazo hasta el 27 de septiembre

Para más información: http://rsu.uva.es/voluntariado/

Exposición » Educación y crisis climática en Ghana»

En la última década la inversión económica de países extranjeros en las naciones del África Subsahariana se ha visto incrementada exponencialmente. En la actualidad, China es el mayor socio comercial de África, por delante de Estados Unidos, Rusia y Reino Unido. Si hubiese que encontrar una analogía histórica con la política económica que está llevando a cabo el gigante asiático en el continente africano sería el Plan Marshall americano tras la Segunda Guerra Mundial. Las razones de la inyección de capital en ambos escenarios son de carácter político y económico. Estados Unidos necesitaba de un aliado político para hacer frente a la Unión Soviética, a la vez que demandaba la recuperación económica de Europa que acabaría siendo su mayor socio comercial. En el caso de la actual inversión china en África, podemos diferenciar tres motivos: el primero, el acceso a recursos energéticos y determinadas materias primas (metales, madera, sector pesquero…); el segundo, nuevos mercados para sus productos y empresas; y el tercero, influencia política directa e indirecta al reforzar los vínculos con los países africanos.

Ghana es un país de 30 millones de habitantes situado en el Golfo de Guinea. Como la gran mayoría de paises del África Subsahariana, este país destaca por sus recursos naturales. Tiene una línea de costa de una extensión de 539 kilómetros, lo que le aporta una gran variedad de ecosistemas marinos y litorales. Los sectores de producción más relevantes para la economía ghanesa son la agricultura y la pesca. Este último sector es uno de los que se ha visto negativamente afectado por las inversiones extranjeras. A falta de confirmación oficial, se estima que Ghana tiene la mayor flota atunera del continente africano; los pescadores ghaneses capturan el atún (principal pescado en el país) de manera artesanal. Las compañías chinas se han hecho con el 90% de la pesca industrial en Ghana. Esta actividad económica ha pasado de ser un elemento para impulsar el desarrollo del país a poner en peligro el medioambiente ghanés. Es más, no solo ha producido la destrucción de ecosistemas marinos y la sobreexplotación de especies animales, sino que también ha relegado a las comunidades tradicionales pesqueras y ha incrementado sus niveles de pobreza.

En el caso de la agricultura, es un sector que emplea a más de la mitad de la población. El cacao y el karité son las materias primas más cultivadas y exportadas por Ghana. Esta actividad económica se ha visto impulsada tanto por medidas del gobierno ghanés como por fondos internacionales debido al peso que el sector tiene en el país. Queda aún mucho camino por hacer ya que la mayoría de explotaciones agrícolas son de carácter tradicional, de menos de 2 hectáreas. La falta de infraestructura, las técnicas obsoletas de cultivo y el clima adverso, hace que los agricultores se vean gravemente afectados por la pobreza y la inseguridad alimentaria, especialmente en las zonas rurales. Respecto al impacto de inversiones extranjeras en este sector, se ha visto cómo han perjudicado a industrias locales e incumplido los estándares medioambientales y laborales (por ejemplo, trabajo de menores o jornadas laborales abusivas).

En la última década, Ghana está siendo usada por Europa y EEUU como vertedero de sus residuos provenientes del sector tecnológico. En Agbogbloshie, un barrio de la capital, Accra, se ha convertido en el vertedero de chatarra electrónica más grande del mundo, abarca 10,5 hectáreas. Además, Ghana está experimentando un aumento  en la producción de productos plásticos  y, como consecuencia de ello, ha provocado un aumento proporcional de los desechos de este material, especialmente en las áreas metropolitanas. La adopción de técnicas más higiénicas de envasado de alimentos, agua  y  otro tipo de productos ha hecho que se reemplacen los métodos de empaquetado tradicional, a través de hojas de los árboles, por envases de plástico. Sin embargo, no se ha llevado a cabo una adecuada política de gestión de residuos plásticos, dando como resultado un país lleno de desechos plásticos, sucio y con los diversos problemas de salubridad que ello conlleva. La gestión sostenible de residuos sólidos es un problema crítico para un país en dearrollo como Ghana, y también  para el bienestar general de su población.  La recuperación y el reciclaje de residuos plásticos tienen un largo camino por recorrer en Ghana:  deben institucionalizarse y regularse,  integrándose de forma  adecuada en las políticas nacionales. Además,  es necesario educar sobre el cuidado y respeto al medio ambiente. La educación se enfrenta a dos retos inexorables, que son el desafío social y ecológico, ambos relacionados. Por un lado, se debe contribuir a la formación de los niños y jóvenes para hacer frente a la situación medioambiental actual y futura de Ghana. Por el otro, resulta imprescindible la transformación de las estructuras y la gestión de los recursos de este país. Ambos factores solo podrán llevarse a cabo a través de un cambio de mirada que venga dado por la educación.

La exposición forma parte de un proyecto para el Desarrollo financiado por el fondo de Cooperación Internacional de la Universidad de Valladolid.

Cándido Cantalejo, comisario de la Exposición y voluntario de la ONGd ADEPU

José Luis Parejo, profesor del Departamento de Pedagogía de la Universidad de Valladolid y secretario de la ONGd ADEPU