Ruta cicloliteraria en la Semana de la Movilidad, así fue

La semana del 16 al 23 de septiembre se celebró en toda Europa la Semana de la Movilidad. En esos días se intenta sensibilizar a la sociedad en cuanto a la movilidad sostenible. Se busca aumentar el uso del transporte público, la bicicleta y la movilidad peatonal. Se pretende lograr unas ciudades más agradables, más limpias, más silenciosas y, en definitiva, más amigables.
Palacio de Santa Cruz
Biblioteca Entre Líneas

Las bibliotecas de la UVa hemos querido sumarnos a esta iniciativa internacional. Para ello hemos organizado una actividad “cicloliteraria”. Lo hemos hecho en colaboración con la Oficina de Calidad Ambiental de la UVa y con la asociación ciclista La Curva.

El objetivo de esta ruta era:

  • Celebrar la jornada de la movilidad con un recorrido en bicicleta. Hacer un “maridaje” entre movilidad sostenible, literatura, ciclismo urbano y bibliotecas.
  • Visibilizar dentro de la ciudad a los grupos organizadores: UVa (Oficina de Calidad Ambiental y Biblioteca Universitaria) y Asociación la Curva.
  • Visibilizar dentro de la ciudad a las bicicletas como medio de transporte.

El recorrido fue el siguiente:

  • Punto de encuentro: Plaza del Colegio de Santa Cruz
    • Primera lectura: “Estatutos del Club Ciclista” leído por Pedro Mencía. Lectura del artículo 1º, 2º, 4º y el epígrafe “Reglamento de excursiones”. Se encuentra disponible en UVaDoc
  • Llegada a la Biblioteca del Campus Miguel Delibes
    • Segunda lectura: “Mi querida bicicleta” capítulo de “Mi vida al aire libre” de Miguel Delibes leído por Ramón García Domínguez
  • Llegada a la Biblioteca Entre Líneas
    • Tercera lectura: “Oda a la bicicleta” de Pablo Neruda leído por Asunción Sánchez
  • Llegada a la Casa Zorrilla
    • Cuarta lectura: “La última luz” de Narciso Alonso Cortés leído por “José Zorrilla
  • Llegada a Plaza de Poniente junto a la estatua de Rosa Chacel
    • Quinta lectura: “El ciclista piadoso” de Vicente Álvarez leído por Vicente Álvarez
  • Llegada a Plaza del Colegio de Santa Cruz
    • Sexta lectura: “Los viajes de la cigüeña” de Gustavo Martín Garzo leído por Luis Enrique Valdés Duarte
Biblioteca Miguel Delibes
Plaza Poniente

Durante todo el itinerario fuimos acompañados por tres miembros de la Policía Municipal que también iban en bicicleta, y a los que, desde aquí, damos las gracias.

¡Quién sabe! quizás volvamos el próximo año con una nueva ruta…

Bicentenario de José Zorrilla – 6ª entrega de once

Como todos los 21 de cada mes, celebramos  el Bicentenario de José Zorrilla.
Este mes:

 

Soneto: «Con el hirviente resoplido moja» de José Zorrilla del tomo tercero de las Poesías

Con el hirviente resoplido moja
el ronco toro la tostada arena,
la vista en el jinete ata y serena,
ancho espacio buscando el asta roja.

 

Su arranque audaz a recibir se arroja,
pálida de valor la faz morena,
e hincha en la frente la robusta vena
el picador, a quien el tiempo enoja.

 

Duda la fiera, el español la llama;
sacude el toro la enastada frente,
la tierra escarba, sopla y desparrama;

 

le obliga el hombre, parte de repente,
y herido en la cerviz, húyele y brama,
y en grito universal rompe la gente.

Congreso sobre la obra de José Zorrilla y la cultura hispánica.

Expertos internacionales abordan en un congreso la relación de la obra de José Zorrilla y la cultura hispánica.

Además de las ponencias en la Facultad de Derecho, el evento cuenta con sesiones vespertinas en la Casa Zorrilla como la representación de “La sombra del Tenorio” el 24 de junio

Los elementos del folclore en la obra de Don Juan Tenorio, el rechazo de Unamuno a la obra de José Zorrilla o su relación con la obra de Dalí son algunos aspectos que se abordarán desde mañana, 22 de junio, en el Congreso Internacional “José Zorrilla y la cultura hispánica” que se celebra en el salón de grados de la Facultad de Derecho hasta el 24 de junio, en el marco de la celebración del bicentenario del nacimiento del poeta y dramaturgo vallisoletano. El congreso será inaugurado por el rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel San José, a partir de las 9,30 horas.

Como extensión del congreso, y abiertas al público, se van a desarrollar sesiones vespertinas en el jardín romántico de la Casa Zorrilla, bajo el título “Zorrilla, patrimonio universal”. Estas sesiones tendrán lugar a partir de las 20,30 horas los días 22 y 23 de junio y a las 21,30 horas el 24 de junio. Así la primera consistirá en la sorprendente visión del profesor y dramaturgo León-Febres, para proseguir el segundo día con un coloquio sobre la temática “Por qué amar a Zorrilla en el siglo XXI: un coloquio entre zorrillistas del mundo”. En él participarán Luis Alonso de Santos (España), Mario Benvenuto (Italia), Maria Bianchi (Italia) y Jesús Pérez Magallón (Canadá). La última sesión vespertina. La última sesión del 24 de junio estará dedicada al teatro con la representación “La sombra del Tenorio” de José Luis Alonso de Santos, a cargo de “El duende de Lerma”.

El Congreso ha sido organizado por la Universidad de Valladolid, el Ayuntamiento de Valladolid y la Asociación de Hispanistas “Siglo diecinueve” y está coordinado por el profesor del Departamento de Literatura Española, Ricardo de la Fuente Ballesteros.

Los participantes en el evento provienen de instituciones como la Universidad Complutense de Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Granada, McGill University, Universidad de la Coruña, Universidad de Cádiz, Temple University, Universidad de Alicante, Aberystwyth University, Universidad de Sonora, Universidad de Sevilla, University of North Texas, New Hamphsire University, etc.

Interesados consultar Programa del congreso .

“Va por José Zorrilla”-5ª entrega de once

Como cada 21 de mes, conmemoramos el Bicentenario del nacimiento de José Zorrilla, ilustre paisano de Valladolid:

“La amistad es como la música: dos cuerdas del mismo tono vibrarán ambas, aunque sólo se toque una”. José Zorrilla

Nació en Valladolid el 21 de febrero 1817 y murió en Madrid en 1893, es el representante principal del romanticismo medievalista y legendario.
Se hizo famoso dando recitales públicos y obtuvo numerosos honores entre los que sobresalen su nombramiento de cronista de Valladolid 1884 y su coronación como poeta nacional en Granada 1889.
Era ingenuo como un niño, bondadoso y amigo de todos, ignorante del valor del dinero y ajeno a la política, era independiente y se sentía orgulloso de ello.
Estudió derecho pero su pasión por el arte hizo que  su padre, el cual era un seguidor obstinado del absolutismo, lo enviara a su tierra natal para dedicarse a la agricultura, José Zorrilla huyo a Madrid en el lomo de una mula robada, iniciando su carrera precariamente.
Zorrilla comienza una vida enamoradiza y viajera, su primer amor fue una prima a la cual menciona en su poema “Recuerdo de Arlanza”
Y no la dejes ¡oh río!
Por respeto o por temor
De su doliente desvío;
El llanto que vierte es mío,
Que está llorando de amor.
¡Ay de la blanca azucena
Que sin lluvia bienhechora
Se agosta en la seca arena!
¡Ay de la niña que llora
Sobre las aguas su pena!
¡Ay de la angustiada hermosa
Por cuyos ojos deliro,
Por cuyos labios de rosa,
Por cuya risa amorosa
Enamorado suspiro! 
En 1839 contrajo nupcias con Florentina o¨ Reilly. Era viuda, mayor que el y tenia un hijo, fue un matrimonio infeliz por la desaprobación del padre, conflictos con el hijo y peleas entre madre y mujer.
Años mas tarde fue a París y participó en algunos cursos de la facultad de medicina, conociendo y relacionándose con  Dumas, George Sand, Musset y Gautier. Lamentablemente, ese mismo año muere su madre, lo que le causa gran melancolía.
Un año mas tarde vuelve a Madrid y dos años después recibe honores y se le nombra como miembro de la junta del recién fundado teatro español , la Real Academia lo admitió en su seno aunque solo tomaría posesión en el año 1885. En el año 1849 muere su padre, quien se negó a perdonarle la huida y la boda, dejándolo con una gran cargo de conciencia.
En 1851 huyo de su mujer y se estableció en París y tres años más tarde en Londres.
Al fallecer su esposa, regresa a España, en 1866, y se casa de nuevo con Juana Pacheco en 1869, viviendo con apuros económicos.
Murió en Madrid tras una intervención quirúrgica para extraerle un tumor cerebral, su entierro fue un gran homenaje.