Los poetas contemporáneos. Una lectura de Zorrilla en el estudio del pintor. Antonio María Esquivel y Suárez de Urbina. 1846. Óleo sobre lienzo. Museo del Prado.

Poeta romántico, y dramaturgo, cantó de modo vistoso y colorido temas patrióticos y leyendas tradicionales, siempre apelando al conocimiento del pasado y las tradiciones para hacer frente a los desafíos del mundo moderno. Tiñó su obra con rasgos noeoculturalistas y orientalistas. Sus poemas más destacados son los que poseen un componente narrativo. El mismo se llamó “el trovador del pueblo”.

LA SIESTA
Son las tres de la tarde, julio, Castilla.
El sol no alumbra, que arde, ciega, no brilla.
La luz es una llama que abrasa el cielo,
ni una brisa una rama mueve en el suelo.
Desde el hombre a la mosca todo se enerva,
la culebra se enrosca bajo la yerba,
la perdiz por la siembra suelta no corre,
y el cigüeño a la hembra deja en la torre.
Ni el topo, de galbana, se asoma a su hoyo
ni el mosco pez se afana contra el arroyo
ni hoza la comadreja por la montaña
ni labra miel la abeja ni hila la araña.
La agua el aire no arruga, la mies no ondea,
ni las flores la oruga torpe babea,
todo al fuego se agosta del seco estío,
duerme hasta la langosta sobre el plantío.

Sólo yo velo y gozo fresco y sereno,
sólo yo de alborozo me siento lleno,
porque mi Rosa, reclinada en mi seno,
duerme y reposa.

Voraz la tierra tuesta el sol del estío,
mas el bosque nos presta su toldo umbrío.
Donde Rosa se acuesta brota el rocío,
susurra la floresta, murmura el río.

¡Duerme en calma tu siesta, dulce bien mío!
¡Duerme entretanto
que yo te velo, duerme,
que yo te canto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *