Día del libro (23 de julio)

¡Qué extraño resulta ver carteles con un 23 de julio anunciando el Día del Libro!, pero no se trata de una errata. Poco a poco todos nos vamos acostumbrando a este mundo distópico y raro.

También las librerías han tenido que cambiar su agenda y esperar tres meses más tarde para poderlo celebrar con su público haciendo un pequeño descuento en cada compra.

Quizá nunca antes hayamos sentido que la cercanía de los libros, de las películas o de la música eran auténticos salvavidas. Nos hemos tenido que confinar para volver a valorar la cultura escrita, el silencio y el encuentro con nosotros mismos.

Ahora que muchos tenemos vacaciones, podemos acercarnos a nuestra librería o biblioteca para hacernos con las últimas novedades o releer a clásicos que se han ido recientemente, como puede ser Últimas tardes con Teresa, de Juan Marsé.

 Felices vacaciones enmascaradas con un buen libro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.