Día del libro 2020

El Grupo de Responsabilidad Social de la Biblioteca de la Universidad de Valladolid había organizado para la semana del 20-23 de abril, con motivo del Día del Libro, una lectura pública de El Camino, obra de Miguel Delibes publicada en 1950.

El Camino, de Miguel Delibes

Este año se celebra el centenario del nacimiento del autor (Valladolid, 17 de octubre de 1920 – Valladolid, 12 de marzo de 2010).

Durante todo el año, diversas instituciones españolas y extranjeras habían programado igualmente actos en homenaje al autor vallisoletano: la Fundación Miguel Delibes, la Biblioteca Nacional, la Universidad de Valladolid, etc.

La reciente situación excepcional de crisis sanitaria en la que nos encontramos nos ha obligado a cancelar todo tipo de actividades presenciales.

La Biblioteca Universitaria no ha querido quedarse sin dejar un pequeño rastro de homenaje a Delibes. Así que hemos seleccionado uno de los capítulos del libro que habíamos pensado leer, y hemos optado por compartirlo en un hilo de Twitter que empezará el martes 21 de abril en el perfil de la Biblioteca Reina Sofía y se irá siguiendo desde las demás bibliotecas UVa, a través de sus respectivos perfiles en Twitter durante tres días más..

III


El valle… Aquel valle significaba mucho para Daniel, el Mochuelo. Bien mirado, significaba todo para él. En el valle había nacido y, en once años, jamás franqueó la cadena de altas montañas que lo circuían. Ni experimentó la necesidad de hacerlo siquiera.

A veces, Daniel, el Mochuelo, pensaba que su padre, y el cura, y el maestro, tenían razón, que su valle era como una gran olla independiente, absolutamente aislada del exterior. Y, sin embargo, no era así; el valle tenía su cordón umbilical, un doble cordón umbilical, mejor dicho, que le vitalizaba al mismo tiempo que le maleaba: la vía férrea y la carretera. Ambas vías atravesaban el valle de sur a norte, provenían de la parda y reseca llanura de Castilla y buscaban la llanura azul del mar. Constituían, pues, el enlace de dos inmensos mundos contrapuestos.

En su trayecto por el valle, la vía, la carretera y el río —que se unía a ellas después de lanzarse en un frenesí de rápidos y torrentes desde lo alto del Pico Rando— se entrecruzaban una y mil veces, creando una inquieta topografía de puentes, túneles, pasos a nivel y viaductos.

(Continuará…)

Carmen de Miguel

Trabajo en la Biblioteca "Reina Sofía"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.