Exposición obras del Premio Pritzker 2018 Balkrisna Doshi

Balkrishna Vithaldas Doshi Premio Pritzker 2018“El diseño convierte los refugios en viviendas”.

En la biblioteca de la ETSA de la UVA hemos realizado una selección de documentos con obras del nuevo premio Pritzker B. Doshi y las hemos expuesto en la sala de libre acceso y consulta.

Anatxu Zabalbeascoa

Balkrishna V. Doshi (Pune, 26 de agosto de 1927) es el primer arquitecto indio, y también el más anciano en obtener el Premio Pritzker, lleva casi 70 años demostrando que la depuración de la arquitectura tradicional da como resultado edificios modernos. Es esa abstracción, que los aleja de las modas, la que impide, además, ponerles fecha. Doshi también ha defendido que el urbanismo, el paisajismo y la arquitectura no se pueden separar. Y además que, en arquitectura, la responsabilidad es tan importante como la identidad.

El Pritzker, que sucede a los españoles RCR, estudió arquitectura en Bombay. Con 24 años viajó a París y permaneció cuatro años en Francia trabajando para Le Corbusier. Con él construyó en Chandigarh y en Ahmedabad. Sería en esta ciudad, la quinta más poblada de India, donde crecería profesionalmente fundando, y construyendo, las escuelas de arquitectura y urbanismo que dirigió durante décadas.

En 1962, cuando los empresarios textiles de Ahmedabad pensaron en construir una escuela de negocios, el laureado les habló de Louis Kahn. El autor del Museo de Arte Kimbell murió cuando regresaba de una de las visitas de obra. No vio nunca su edificio terminado. Pero dejó la marca de las bóvedas en ese museo que, por entonces, levantaba en Texas. Ni Doshi olvidaría las lecciones de Kahn ni Kahn dejaría pasar las de Doshi. De su “gurú”, así lo llama, Le Corbusier, había aprendido el uso del hormigón y el lenguaje moderno. De Kahn, que lo arcaico depurado mantiene su vigencia.

Los cilindros, los grandes arcos y las “bóvedas semienterradas”, como él las llama, se han convertido en su sello arquitectónico. Sin embargo, las utiliza porque permiten convivir con el sol y las lluvias. Sagath, el estudio que construyó en 1980 en Ahmedabad, así lo demuestra. Ese nombre se traduce por “moviéndonos juntos” y, como hizo Frank Lloyd Wright en su escuela-estudio de Taliesin, es también un lugar que funciona como despacho y escuela para 60 personas

Doshi, que defiende que la arquitectura es transformación, ha visto crecer su ciudad, y su país, más allá de las huellas del colonialismo británico en el que nació. Y, con frecuencia, ha contado cómo no es la oposición a lo anterior sino su digestión lo que permite prosperar.

En los más de 100 edificios y barrios que él y su estudio han levantado en India, los patios, las celosías, las pérgolas que protegen los desplazamientos, el ancho de las calles o las terrazas han sabido lidiar con el sol y aprovechar las brisas construyendo con una sostenibilidad lógica y tradicional que no necesita etiquetas y que Doshi defiende desde los años setenta del siglo pasado, cuando levantó, también en Ahmedabad, el Instituto de Tecnología y Medioambiente.

Compasivo, amable y sofisticado es como describe al ser humano. Humilde, anónima y sin adjetivos es como ha defendido siempre que debía ser la arquitectura. Pero que nadie se confunda, la sostenibilidad medioambiental ahora de moda solo puede ir de la mano de la sostenibilidad económica y de la responsabilidad social. Los grandes arquitectos universales así lo han defendido. Luis Barragán, en México, y Oscar Niemeyer, en Brasil, dejaron claro cómo es la tradición la que entiende los lugares y que la depuración moderna debía trabajar a partir de ella. Por eso la modernidad de Doshi, como la de Niemeyer o la de Barragán, es una digestión y no una copia.

Para este arquitecto indio, como para el desaparecido Charles Correa, era esencial reivindicar su propia cultura en un momento en el que su país acababa de conseguir la independencia. Aunque también resultaba esencial no aislarse y conseguir hablarle de tú al mundo. Ese esfuerzo está presente en el discurso de un arquitecto tan fundamental por los edificios que ha levantado como por su compromiso con la educación de arquitectos capaces de trabajar desde el lugar y los medios disponibles y no desde teorías abstractas.

Reconociendo la trayectoria de Doshi el Pritzker se pone una medalla. De un lado premia a un pionero a la hora de diseñar con los pies en el suelo y no desde la lejanía de los despachos. De otro, reconoce una arquitectura que concede a todos los sentidos –desde el tacto hasta el oído- la misma importancia que a la vista. Es muy difícil explicar con imágenes la obra de Balkrishna Doshi. En parte ahí reside su valor: en que habla más de un lugar que de sí mismo. Y lo hace, no hace falta recordarlo, desde la responsabilidad de construir con los medios disponibles. Esto es, de manera social, económica y medioambientalmente sostenible. Con 90 años se convierte en el laureado más anciano. No nos preguntaremos por qué el Pritzker no lo reconoció antes. Su galardón se suma al de los recientes concedidos a Wang Shu, Alejandro Aravena o Shigeru Ban y redefine la arquitectura como una disciplina que entiende el mundo entero (no el 5% del planeta) como su campo de actuación.

Además ha recibido también los siguientes premios:

  • Premio Padma Shri, Gobierno de la India, 1976.
  • Doctor Honoris Causa de la Universidad McGill, Canadá, 2005.
  • Oficial de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, 2011.

Sus obras más importantes:

Sangath, estudio propio, Ahmedabad (1979-80). Significa “moviéndonos juntos” y es un híbrido entre despacho y escuela construido con las bóvedas semienterradas y los espacios intermedios -ni dentro ni fuera- que caracterizan su arquitectura.

Viviendas sociales Atira (Ahmedabad, 1958 ). Uno sus primeros proyectos en el que la huella de Le Corbusier para depurar el lenguaje arquitectónico convive con la atención a los problemas de su ciudad.

La Casa Kamala es la vivienda de Doshi en Ahmedabad (1958). En ella la luz natural que se cuela por las uniones entre los planos convive con la protección frene al exceso de sol.

Facultad de Estudios tecnológicos y medioambientales CEPT (Ahmedabad, 1962). Al hormigón que aprendió a utilizar con Le Corbusier, Doshi sumó cuidados artesanos y ladrillo, este edificio universitario que privilegia la búsqueda de la luz y la sombra.

Viviendas para los trabajadores de Life Insurance Corporation LIC (Ahmedabad,1973). La industrialización de Ahmedabed hizo necesarios barrios para trabajadores en los que Doshi cuidó el espacio público

Teatro Tagore (Ahmedabad, 1967). Este inmueble, uno de los más expresivos de Doshi, demuestra cómo supo interpretar el brutalismo, que buscaba potenciar el mensaje de los edificios de hormigón, desde la tradición local en lugar de copiando formas foráneas.

 

 

Presentación del libro “Hacia un agua justa”

El día 22 de marzo, con motivo del  Día Mundial del Agua, en el Salón de Actos del Campus de Palencia se va a presentar el libro “Hacia un agua justa”. Es fruto del esfuerzo de treinta y seis autores coordinados por dos profesores de la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias de Palencia.

La obra se estructura en cinco bloques temáticos: el agua y la ciudad, la agricultura y el agua, la naturaleza y el agua, la política y la economía del agua, y la cooperación al desarrollo.

Semana Forestal 2018 en la ETSIIAA de Palencia

Desde el 21 al 23 de marzo, con motivo del Día internacional del Árbol y del Día del Agua, se van a realizar diversas actividades dentro la “SEMANA FORESTAL 2018″.

El programa es el siguiente:

Día 21 de marzo: Pequeña plantación forestal en el Campus de un roble micorrizado por la promoción de 2º de Forestales. Y en el Monte “Laderas de Palencia” con estudiantes de 3º y 4º del Grado Forestal, así como quien quiera unirse.

Día 22 de marzo: Sesión de charlas por la mañana, de 8’45 h a 14’15 h, para estudiantes de Forestales, Montes y Máster de Gestión Forestal . Paralelamente habrá una exposición de empresas asociadas a productos silvestres y naturales, así como una exposición de tallas sobre naturaleza, del escultor forestal Eduardo Martín. También se va a organizar para todo el que lo desee en el Campus una cata de miel. Por la tarde, vendrá el Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales de 16’30 h a 18’30 h para atender a los estudiantes de 3º y 4º del Grado Forestal, hablar de la actividad profesional del ingeniero forestal y de la colegiación.

Día 23 de marzo por la mañana: Se realizará la primera SENDA VERDE DE PEQUEÑO RECORRIDO en una ciudad. 12 km de marcha a través de los jardines de Palencia, para reivindicar los árboles, los montes, los jardines, el medio ambiente, la profesión forestal y la Escuela.

 

Café Repara

“Café Repara”, o cómo dar una segunda oportunidad a aquellos objetos que en principio han dejado de funcionar pero que, sin embargo, se pueden reparar. Se trata de promover un consumo responsable y sostenible por medio de la colaboración y del conocimiento compartido, y todo ello en un ambiente distendido. Actividad organizada por Ingeniería Sin Fronteras

Café Repara
20 de marzo de 2018. A partir de las 18.00 en la planta principal, Escuela de Ingenierías Industriales Sede Francisco Mendizábal, Valladolid.
Organiza: Ingeniería Sin Fronteras

La actividad se realizará el día 20 de marzo, a partir de las 18 horas, en la Sede de Francisco Mendizábal de la Escuela de Ingenierías Industriales (c/ Francisco Mendizábal 1, 47014 Valladolid)

No Más Artículos Defectuosos, guía de compras de Ingeniería Sin Fronteras
No Más Artículos Defectuosos

Más información en:

Facebook de Ingeniería Sin Fronteras de Castilla y León, evento Café Repara

Web de Ingeniería Sin Fronteras de Castilla y León

Gracias por la lluvia (2017): El documental del mes

El próximo 13 de marzo se proyectará en el Aula Mergelina del edificio histórico de la Universidad de Valladolid el documental “Gracias por la lluvia” de Julia Dahr.

El documental cuenta la historia de Kisilu Musya, un granjero keniano, que, durante los últimos cuatro años, ha utilizado su cámara para capturar la vida de su familia, su pueblo y los efectos devastadores del cambio climático sobre su tierra. Ha filmado inundaciones, sequías y tormentas, pero también ha sido testigo de los costes humanos de estos fenómenos: la migración de los hombres a la ciudad en busca de nuevos empleos o cómo sus hijos han sido devueltos a casa porque él no podía pagara la escuela a final de mes.

 

Después de una tormenta que destruye su casa, Kisilu empieza a construir un movimiento comunitario de agricultores que luchan contra los impactos del clima extremo y decide viajar a París con motivo de la XXI Conferencia sobre el Cambio Climático, para intentar tener voz en las conversaciones sobre el clima y dar un giro de 180 grados a las políticas medioambientales.

Allí, en medio de la impenetrable lógica de las grandes negociaciones políticas, en el marco del show ambiental más grande del planeta, la relación entre la directora del filme, la noruega Julia Dahr, y Kisilu cobra una nueva dimensión y une los mundos opuestos que los dos personajes representan– norte y sur- en una misma lucha por la justicia climática.

Noruega, Reino Unido (2017). 87 minutos. Dirección: Julia Dahr . V.O. en inglés y suajili, subtitulada en castellano

2018
13 Marzo
19h30
AULA MERGELINA. EDIFICIO HISTÓRICO DE LA UNIVERSIDAD DE VALLADOLID