En primera persona

Victoria Herrezuelo lleva ya cinco años largos trabajando de forma discontinua en la Biblioteca Universitaria de la UVa, en distintos centros. 

Victoria, Vicky, es una persona joven, vital, alegre, optimista, muy trabajadora… pero tiene algunas dificultades para moverse como la mayoría. 

Con gran amabilidad ha aceptado a responder a nuestras preguntas para compartir con todo el mundo su historia, a través de este blog del Grupo de Responsabilidad Social de la Biblioteca Universitaria.

 

Victoria Herrezuelo

 

  • Cuéntanos cuál es tu discapacidad 

Tengo parálisis cerebral por paraparesia, es decir que me afecta a la movilidad de las cuatro extremidades de distinta forma en cada una de ellas. 

Mi discapacidad me acompaña desde el nacimiento, porque el anestesista tardó algo más de la cuenta en sacarme, provocándome la falta de oxígeno por unos minutos, que añadido a venir con cordón umbilical envuelto al cuello, afectó a la zona de cerebro que regula el equilibrio y la movilidad. 

  • ¿Cómo percibías tu día a día en la niñez y la adolescencia? 

Hoy, viéndolo con perspectiva, puedo decir que tuve una niñez feliz, aunque en ese momento, algunas veces sólo veía lo que no podía hacer en relación al resto de niños. A pesar de ello, tenía una completa integración en el colegio gracias a mi cuidadora, profesores y amigos de clase.  

También ayudó la gran familia que tengo, uno de mis grandes pilares;  me trataban como una más, luchando por mí en esta etapa, ayudándome a saltar cualquier obstáculo y a divertirme con todo lo que hacía. 

La adolescencia fue algo más complicada: el paso al instituto, profesores más indiferentes a mis necesidades, compañeros que van a lo suyo… Y por mí misma, que si antes apenas me fijaba en mis limitaciones, ahora no hacía otra cosa. Pero bueno, con suerte, el tiempo y la madurez lo pone todo en su sitio.  

Sin embargo, algo que viví en ambas etapas y que tristemente sigo viviendo, y me genera mucha rabia e impotencia, es la de ir andando por la calle y que la gente se me quede mirando o se gire para ello, y formule la palabra que más odio: “Pobrecilla”. ¡Qué atrevida es la ignorancia!

  •  ¿Cómo fue tu paso por la universidad?

Fue más sencillo de lo que imaginé en sus comienzos, pero empecemos por el principio: afortunadamente, las personas con discapacidad tenemos matrícula gratuita y eso me permitió ir a la universidad. 

Yo estudié Biblioteconomía y Documentación en la Universidad de Salamanca, lo que supuso un gran cambio en mi vida; no por estudiar, eso nunca me asustó, sino porque yo soy palentina y tuve que trasladarme a vivir allí.  

Puede que para un joven de 20 años esto no sea un problema, pero para una joven de 20 años con discapacidad, que para tener una vida independiente necesita la ayuda constante de sus padres y hermanos, es todo un mundo. A pesar de todo, fue un reto que superé, y con éxito, gracias a que en Salamanca se encontraba el C.R.M.F. (Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad), que aunque en un centro estatal para ayudar a las personas con diversidad funcional en su inserción en el ámbito laboral, impartiendo cursos propios, en su día tenían un pequeño cupo de plazas destinadas a personas que salían a estudiar a la universidad u otros centros. 

En el C.R.M.F. encontré el apoyo que necesitaba para mi desarrollo personal (comer,  vestirme, asearme…), pero muy rápido esa ayuda se limitó únicamente al apoyo en el momento del comedor, puesto que en las demás actividades diarias espabilé como la pólvora, y logré no tener que pedir ayuda, salvo en ocasiones puntuales. Un aprendizaje vital, que llegó para quedarse e impulsar mi independencia. 

En relación a los estudios universitarios, mi clase era muy pequeña, como mucho 30 personas, quitando repetidores en alguna asignatura, y formábamos una pequeña familia. Además, desde el principio, y más tarde con mi grupo, conté con ayuda para seguir las clases con normalidad, ya que gracias a la ayuda técnica que me facilitaba el Servicio de Asuntos Sociales de la USAL (un cuaderno formado con hojas de calco), mi compañera podía coger sus propios apuntes y yo quedarme con la copia; cierto es que yo también cogía mis propios apuntes, pero con un importante límite de velocidad de escritura, lo que me impedía seguir la clase.

 

A pesar de encontrarme ya en la etapa adulta de mi vida y, se supone, que rodeada de personas también adultas e inteligentes, tuve que seguir saltando obstáculos con algunos de mis profesores. Trabas que tenía que resolver yo misma, puesto que el Servicio de Asuntos Sociales prefería no intervenir, lo cual no es muy entendible, pero es lo que había. 

Parece ser que en mi facultad no había existido ninguna otra estudiante que necesitara hacer los exámenes orales o con ordenador, o con más tiempo, y esta situación era vista por los docentes como un problemón o un incordio. ¡Qué pena! En cambio, otros profesores lo veían con normalidad y eran ellos los que conversaban conmigo para hacerlo lo más sencillo posible y siempre con la misma prueba que al resto de mis compañeros. Porque hay que dejar claro que las personas con discapacidad, o al menos yo, no queremos que se nos exija menos que al resto, ni que nos regalen las cosas, más bien todo lo contrario. De hecho nuestro esfuerzo suele superar al de los demás; al menos yo jamás me he quejado de tener que hacerlo; es algo que va intrínseco con mi forma de ser, pero sí que me quejaba cada vez que tenía, o que actualmente tengo, que enfrentarme a un examen, repetir de nuevo el discurso y tener que demostrar mi valía para volver a conseguirlo. Todo ello me causa mucha frustración y a veces me genera tirar la toalla para no volver a pasar por dicha situación, lo cual es un error por mi parte. 

  •  ¿Te resultó fácil acceder al mundo laboral? ¿Cuál fue tu primer empleo?

Antes de incorporarme al mundo laboral yo ya tenía en mente que mi objetivo era el empleo público, no sólo por las salidas que tiene mi carrera, que son la mayoría, sino porque la sociedad todavía no ve las posibilidades de las personas con discapacidad en el trabajo, sobre todo las que tenemos discapacidad física y con formación. De hecho, en las pocas opciones donde he podido acceder, a través de asociaciones que trabajan en la búsqueda de empleo o Centros Especiales de Empleo, me han dado la razón, al decirme que, con mi preparación, no había empleos en la zona que buscaba. 

A pesar de esta realidad, yo he tenido mucha suerte: nada más salir de la universidad me cogieron como becaria en las Bibliotecas Municipales de mi ciudad.  

Ya sabemos que ser becario no es lo ideal, pero a mí me permitió aprender y coger soltura; pero cierto día ya dices: hasta aquí. En total estuve tres años de becaria, pero estábamos en plena crisis económica. 

Lo dejé con el objetivo de prepararme oposiciones, que tampoco salían, pero de momento iba presentándome a bolsas de empleo (e hice unas pequeñas prácticas en la Biblioteca del Campus de Palencia “La Yutera”). De esta forma conseguí en 2016 entrar en la Universidad de Valladolid. 

Justo dos meses antes de esto encontré mi primer empleo como tal, sin contar mi tiempo como becaria: fue en la Biblioteca de la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Castilla y León, pero el contrato era de tres meses, así que, en cuanto me llamaron de la UVa y me comentaron las condiciones, lo dejé. 

  •  Al incorporarte a la UVa ¿te sentiste bien recibida?

Me sentí muy bien, me acogieron como una más y sin ningún tipo de prejuicio, lo cual es vital, ya que neutraliza los miedos y te sientes con ilusión de trabajar y de participar en otras cuestiones de la biblioteca. Tengo un buen recuerdo de la Biblioteca del Campus Miguel Delibes.

  • Además del servicio de bibliotecas, ¿contactaste con algún otro servicio universitario? 

Más bien, cuando fui a firmar el contrato, me recibió Rafael, trabajador social del Secretariado de Asuntos Sociales de la Universidad, y puso a mi disposición toda la ayuda del Servicio, solicitando por ejemplo a la Universidad que me adquiriera una carcasa agujereada para el teclado del ordenador, con el fin de no tener que llevar la mía de casa.

Teclado adaptado personal

 Teclado adaptado

 

  • ¿Has tenido que rechazar algún empleo por dificultades relacionadas con la movilidad? 

Por suerte, no. 

  •  ¿Cómo ves los edificios que has conocido de la Universidad? ¿Aprueban en accesibilidad? ¿Suspenden? 

Si soy sincera, la mayoría de los edificios de la UVa en los que he estado son accesibles en el sentido de que tienen acceso sin escalones para una persona con discapacidad física, pero existen otras infraestructuras, como las puertas de entrada, que son de tirar y bastante pesadas, y que impiden un acceso  independiente de estas personas, que no les queda otra que pedir ayudar. Además, la falta de pasamanos en ciertas zonas supone un riesgo para la seguridad y estabilidad de estas personas. 

En la Biblioteca de Derecho el ascensor no es de libre acceso, con lo que hay que depender siempre del personal bibliotecario para que te facilite el acceso y el movimiento entre las diferentes plantas.

En resumen, queda mucho por hacer para conseguir la accesibilidad plena a los edificios de la UVa.

  • ¿Dónde trabajas actualmente? 

Ahora trabajo en los Servicios Centrales de la Biblioteca Universitaria, que se encuentran ubicados en la Biblioteca General Universitaria “Reina Sofía”. 

  • En el edificio actual ¿cuál es la mayor dificultad para ti? 

Actualmente, el acceso, pero en breve no va a ser ningún problema porque por fin están haciendo la obra para su adaptación. Además, hace un tiempo se puso un pasamanos en las escaleras para el día que fallara el ascensor, y esto facilita mucho las cosas.

 

 

Tras dicha obra, el principal problema será acceder a la sala “Espacio Abierto”, pero con ayuda de mis compañeros, en el caso de que tenga que subir las escaleras, problema solventado. 

  • ¿Utilizas alguna herramienta especial en tu trabajo, o alguna adaptación especial? 

Como he comentado antes, utilizo un teclado con una carcasa de metacrilato agujereada con los espacios de cada tecla del teclado, ya que si no, no podría escribir con las dos manos, y tendría que ir dedo a dedo. 

  • ¿Dónde se suele comprar? 

Se adquiere por Internet buscando por «ayudas técnicas a la discapacidad». Yo no lo he conseguido ver en ninguna ortopedia u otra tienda física como tal.

  • ¿Sabes si hay otras personas en la UVa con las mismas características que tú?

Supongo que alguna puede haber, pero si las hay, no tengo el placer de conocerlas.

  • ¿Qué le dirías a los alumnos que están en niveles preuniversitarios y que pueden tener también dificultades de movilidad o de otro tipo? 

Que sigan luchando para conseguir su sueño y una vida mejor, independiente y plena, porque estudiar facilita el camino y merece la pena, aunque sean muchos los miedos a afrontar, siempre se encuentra la solución. 

Espero que algún día mi lucha, junto a la de muchas personas con discapacidad, allane el camino para los que vengan y su marcha sea más llevadera. 

  • ¿Puedes recomendarnos algún libro donde se refleje la vida de una persona con discapacidad? 

Yo no soy mucho de leer historias de personas con discapacidad, porque considero que para leer injusticias y luchas constantes, ya tengo bastante con la mía, pero seguro que estoy equivocada y algo provechoso sacaría, pero aún no me ha llegado ese momento. 

A pesar de ello, me gustan mucho los cuentos ilustrados y tengo uno concreto de esta temática, con el cual me identifico, porque aunque sea fantasía tiene la esencia de la vida a la cual se enfrenta una persona con parálisis cerebral: “El reino de los mil escalones”, escrito por Manuel Ferrero e ilustrado por Laura Bécares.  

Por cierto, lo tenemos en la BUVa: https://almena.uva.es/permalink/34BUC_UVA/eseo99/alma991007474029705774

  • Dentro de los posibles trabajos que pueden desempeñarse en una biblioteca ¿qué te gusta más hacer? ¿Y menos? 

Me gusta bastante catalogar los recursos que ofrecen las bibliotecas, pero sobre todo me gusta innovar y diseñar pequeñas píldoras informativas, que aparecen en nuestras redes sociales, biblioguías, etc. 

Y no me gusta hacer pesados informes, que son necesarios para dejar constancia de nuestra actividad. 

  •  ¿Cuáles son tus aficiones? 

Soy aficionada a la lectura, al cine, sobre todo el de contenido social, al turismo cultural (me apasiona la historia del arte), a la natación y a probar los deportes adaptados extremos.

Ya que estamos, y aprovechando que me gusta el cine, os recomiendo un corto y una película que seguro que conocéis: 

 

Y para completar esta información, Vicky nos ha dejado unos cuantos enlaces de interés:

Asociaciones de discapacidad física: 

 Servicio de Información de Discapacidad (SiD) de la Universidad de Salamanca: 

 

Vicky no es una compañera más, bueno sí, pero también es una persona que nos está ayudando a saber más sobre las distintas realidades que pueden darse en la vida. 

Como habéis podido ver en esta entrevista, nos está ayudando a visibilizar mejor los problemas que ocasiona la discapacidad motora. 

Estamos aprendiendo tanto con ella, que solo podemos estarle muy agradecidos/as. 

Gracias Vicky por compartir con todos tu experiencia, que con toda seguridad servirá de inspiración a otras personas. 

 

Posdata: Y enhorabuena por haber aprobado la última oposición en nuestra universidad y pasar en breve a formar parte de forma oficial de la Biblioteca Universitaria. 

Semana Europea del Deporte 2021

#BEActive con la UVa es el lema de este año para incentivar la actividad deportiva.

Deporte universitario

La Semana Europea del Deporte se desarrollará del 23 al 30 de septiembre de 2021.

El objetivo principal de la Semana Europea del Deporte es concienciar sobre la importancia de un estilo de vida activo y saludable para todos/as.

En la UVa, es sobre todo en los grados de las facultades de educación de los distintos campus donde se estudia la educación física y el deporte, aunque hay otros centros donde también se aplica el tema del deporte.

En las bibliotecas de la UVa hemos hecho una pequeña selección de trabajos fin de máster y tesis doctorales que tratan la actividad física. Puedes encontrarlos en acceso abierto en UVaDoc, el repositorio de nuestra universidad. Pinchando en el siguiente cartel, se abrirá el pdf donde puedes enlazar directamente con cada uno de los títulos de los trabajos.

Deporte universitario

También puedes encontrar una variada bibliografía en nuestras bibliotecas. Consulta en el catálogo Almena. A través del catálogo ofrecemos diversas colecciones específicas de libros, y una de ellas es Movilidad y Bicicleta. Aquí te ofrecemos muchos títulos relacionados con el ciclismo.

Y para finalizar, en la Biblioteca Reina Sofía se ha dedicado el último punto de interés virtual al deporte:

Deporte

Y en la Biblioteca de La Yutera también han realizado su selección bibliográfica en Pinterest:

Y recuerda que la Universidad ha organizado múltiples actos en sus cuatro campus, a través del Servicio de Deportes: tenis, fotografía, ajedrez, bicicleta, fútbol, etc.

Consulta la web oficial donde vienen todas las actividades por campus y los formularios de inscripción:

https://deportes.uva.es/export/sites/deportes/5.Eventos/

 

Concurso de Microrrelatos “Bibliotecas más allá de los libros”

¿Te gusta escribir? ¿Te salen las frases con fluidez?

¿Te gustan los concursos? ¿Y las bibliotecas? ¿Y los libros? ¿Y leer?

Venga, pues entonces es el momento de participar en este concurso de microrrelatos convocado por el Ministerio de Cultura de Deporte de España con motivo del Año Iberoamericano de las Bibliotecas.

Concurso de microrrelatos

El plazo para presentar las creaciones finaliza el 30 de septiembre. Y en la web oficial puedes encontrar toda la información necesaria.

Los microrrelatos son narraciones extremadamente cortas, como mucho una página, donde se condensa toda la expresividad de la obra.

Si necesitas inspiración, o quieres aprender más, en las bibliotecas de la UVa puedes consultar libros que tratan de este tema, así como recopilaciones de microrrelatos.

#BibliotecasQueCreanFuturos

https://www.culturaydeporte.gob.es/cultura/areas/bibliotecas/mc/ano-iberoamericano/concurso-microrrelatos.html

 

Pint of Science volvió a España en 2021

Pint of Science, uno de los principales eventos internacionales de divulgación científica, volvió a nuestras pantallas el 17, 18 y 19 de mayo de 2021.

Valladolid cuenta con un grupo de voluntarios, coordinado por Ruth Martín y Elena Hidalgo, ambas investigadoras y profesoras en la UVa.

Elena nos envía su reseña del evento online que no queremos dejar de compartir…

 

A pesar de las condiciones sanitarias y tal como habíamos prometido, Pint of Science volvió a España y a Valladolid en 2021, después del parón obligado de 2020.

¡¡No podíamos esperar más!!

En esta ocasión, el festival se ha desarrollado en un formato online, muy diferente del habitual, en la cercanía de los bares, pero con el mismo entusiasmo y las mismas ganas de siempre. Se trata de un programa internacional que se originó en Londres en 2012. Sus dos principales pilares son la comunicación en primera persona con los investigadores y la adaptación de los contenidos y las formas a un ambiente tan poco académico como es un bar. Para hacer quela información sea accesible y atractiva, evitamos la jerga especializada y compleja, y tiramos de humor, sin perder nunca el rigor y la argumentación científicos.

La idea era tan buena que se extendió rápidamente por todo el mundo y aterrizó en España en 2015, solo dos años después de su creación. Desde entonces no ha dejado de crecer hasta llegar, en 2019, a más de 23000 asistentes presenciales en 79 localidades españolas.

¿A que mola el ambientillo de los bares? Tenemos al público, muy numeroso, fascinado con la ciencia. ¡Y muy pocos son científicos!

 

 

 

En esta ocasión, hemos optado por un programa único en toda España, para lo cual se ha hecho una difícil selección entre todas las propuestas recibidas por la organización nacional, ya que en tres días, solo cabían 3 charlas de cada gran temática. Y se han elegido por votación entre los comités de organización de las distintas sedes.

 

Programa 2021
Beatriz Merillas, representante de PoS Valladolid

A pesar de la competencia entre charlas, la Universidad de Valladolid estuvo muy bien representada con una de las 18 charlas, “¿Tienes ya una casa en Marte?” (puedes verla a partir del minuto 51 del vídeo), dentro de la temática tecnológica. Nuestra ponente era Beatriz Merillas, una brillante estudiante a punto de defender su Tesis de doctorado, que nos explicó las características y la versatilidad de los aerogeles, en sus múltiples aplicaciones en la construcción. Ruth Martín, Co-coordinadora de Pint of Science Valladolid y miembro del IuFOR, con sede en Palencia, fue la encargada de presentarla.  Ambas fueron muy dignas merecedoras de sus Kits de participantes: camiseta y trofeo.

Regalos a los participantes 2021, con el trofeo manufacturado en la asociación Alenta

El elenco de ponentes ha sido extraordinario, las temáticas y los contenidos de las charlas muy buenos y la organización, impecable.

Muy destacable el trabajazo enorme de dos de los codirectores del equipo nacional:  Rafael Martinez y Laurent Ladépêche, que en todo momento se encargaron de hacer de regidores, coordinadores generales, informáticos, apagafuegos… y de tantísimas tareas que no podemos enumerar aquí. Con su ayuda, la coordinación y presentación de cada día nos resultó muy fácil a Sandra Medrano García, Coordinadora del equipo de Madrid (lunes), Jesús Román Escudero, de la UCC de la Universidad de Castilla la Mancha (el miércoles), y a mí misma (Elena Hidalgo, el martes).  Ya veis que hasta la preparación del evento fue distendida y muy agradable. Me ha encantado conocerlos y trabajar con todos ellos.

Ha sido todo un honor y me siento muy agradecida por haber tenido la oportunidad de animar el evento del martes.

El equipo de coordinadores de sesión: Sandra, Román y yo, con Rafa y Laurent, en una de nuestras videollamadas de preparación

Con esos mimbres tan potentes, el cesto del éxito estaba garantizado: ¡¡¡hubo cerca de 1000 asistentes diarios!!!

No sospechábamos esto cuando Carmen de Miguel y Alma Escudero, en 2016, trajeron Pint of Science a Pucela, me invitaron a contar mi trabajo y me inocularon el alma pintera en el legendario Gondomatic. ¡¡Mil gracias a las dos!!

Elena Hidalgo

Profesora del Campus de Palencia e investigadora del IuFOR y Co-coordinadora de PoS_VALL

Equipo de organización y parte de los ponentes de PoS_VALL 2019: Manu, Alma, Luis, Inés, Hugo, Lucía, Ruth, Carmen, Elena y Antonio. Carmen y Alma, son las responsables de que se celebre PoS_VALL desde 2016: ellas me ficharon como ponente y yo me quedé, fascinada, como incondicional coordinadora

 

Más información:

Vídeos de la edición 2021 en YouTube

Ven a la UVa en bici

Nunca ha sido más fácil y más aconsejable usar la bici para los desplazamientos urbanos. Y la Universidad de Valladolid te lo pone fácil.

Bicicletas de la UVa

La Universidad de Valladolid presentó su primera campaña institucional de seguridad vial en 2004. Este primer Plan de Movilidad trajo consigo un proyecto de préstamo gratuito de bicicletas para alumnos, PDI y PAS con una duración máxima de un curso escolar, con posibilidad de renovación. Aquellas primeras bicicletas, que aun existen, trajeron otro lote más, más modernas, dentro del proyecto Urban Air.

Ahora mismo la UVa tiene cerca de 300 unidades disponibles para el préstamo, la mayoría ya prestadas actualmente: algo más de 200 en el campus de Valladolid, 16 en el campus de Soria, 10 en el campus de Segovia y 11 en el campus de Palencia. Todo ello gestionado a través de la Oficina de Calidad Ambiental.

Por otro lado se lanzó la campaña «Muévete por la UVa«. Se contrató la aplicación Ciclogreen, que se usa para incentivar a las personas a moverse en bici o andando, normalmente en el entorno laboral, y se crearon retos: con esta aplicación, los miembros de la UVa pueden registrar sus desplazamientos al trabajo o a clase, van sumando puntos, y el ganador o ganadora de cada reto obtiene un premio otorgado por la Universidad.

La UVa sigue apostando por la movilidad sostenible. Las últimas actuaciones han sido hacer o mejorar carriles bici dentro de sus instalaciones e instalar cuatro puntos de asistencia para las reparaciones sencillas de bicicleta (tienen inflador para las ruedas, juego de llaves Allen, destornilladores, desmontables y llave inglesa).

Los puntos de asistencia se encuentran en la entrada de la Facultad de Ciencias (Campus Miguel Delibes), en el patio intermedio entre la Facultad de Derecho y el Edificio Rector Tejerina, en el Aulario IndUVa y en la ETS de Arquitectura.

La Biblioteca de la Universidad también aporta su granito de arena en forma de libro. Puedes consultar la bibliografía disponible en la colección Movilidad y bicicleta. Libros con rutas cicloturistas, novelas que tienen la bici como elemento importante de la narración, libros que te ayudarán a conocerlas y repararlas, relatos de grandes viajes cicloturistas…

También podríamos hablar de los TFG y TFM realizados en la UVa con tema ciclista, pero eso ya lo dejamos para otro día…

Casi todo son ventajas. Solo hace falta probarlo. ¿Te animas?